¡¡Por fin volando!! – Edouard Potel

Publicado el
30 junio 2022

El tercer día comenzó en las nubes. Terminamos el día 2 antes con unos cuantos equipos reunidos en un pequeño pueblo llamado Mayerau. Ese lugar, Mayerau, permanece en nuestros recuerdos como un sueño. Llegamos en la niebla, de noche, agotados. Nos fuimos en la niebla, por la mañana, un poco menos agotados. Un lugar que permanecerá levitando en algún lugar fuera del tiempo.

Nuestra estrategia fue caminar temprano y lo menos posible para mantener nuestra energía lo más posible. Esos dos días de caminata fueron algo. Así que no subimos al TP2, sino que caminamos por detrás hasta los 2200m y esperamos coger un sistema meteorológico mejor. 

Puedo decir que, desde el valle, el mar de nubes no es nada atractivo. Hace tiempo que lo vemos… ¿Qué es el azul? ¿Cómo es el amarillo y el calor?

Pero seguimos atravesando un hermoso bosque de hayas. Algunos de esos árboles tienen cientos de años, y es un ambiente bastante onírico con la niebla que se suma a este efecto.

Y entonces, durante un breve momento, aparece de repente una montaña. No de golpe, sólo con los reflejos del agua que gotea de sus caras verticales, pero gigantesca, superándonos por completo. Y vimos algo de azul (¡existe!) y después de un momento estábamos por encima de las nubes y en otro mundo. ¡¡Montañas y sol y condiciones de vuelo!! Claro que sí.

El tercer día es siempre un punto de inflexión. Es el más difícil. Y terminó con el aterrizaje de Édouard a las 20:56 justo al lado de un lugar para dormir. Como un francés dijo una vez: ¡¡fumant!!

Sin ellos ni siquiera existiríamos

Nuestro agradecimiento a:


Patrocinadores Principales


Patrocinadores oficiales


Entidades colaboradoras


Colaboradores

¿Interesado en colaborar con la X-Pyr?

Suscríbete y mantente informado
Contacta
X-Pyr | El desafío pirenaico
© X-Pyr | El desafío pirenaico. Todos los derechos reservados.